Friday, Aug 01st

Actualizado:02:45:35 AM GMT

Página Activa: Artículos Opinión Cristianismo y homosexualidad

Cristianismo y homosexualidad

E-mail Print PDF
Una religión sin Dios

Cuando en junio de 2003 la Iglesia Católica presentó las "Consideraciones acerca de los proyectos de reconocimiento legal de las uniones entre homosexuales", los grupos de acción homosexual respondieron indignados haciendo una manifestación en las afueras del Vaticano llevando pancartas. Recuerdo una que decía: "Sin Dios hay Libertad". Lo mismo sucedió cuando prohibió la inclusión al sacerdocio a personas con tendencia homosexual permanente y a sacerdotes que apoyen el homosexualismo.

Leyendo artículos publicados en diarios tanto locales como internacionales veo, no sin asombro; como los grupos de acción homosexual para lograr sus fines, rechazan cualquier seguimiento religioso ya sea cristiano, musulmán o hebreo y peor si es católico. Es que el "lobby homosexual" como se le conoce, por buscar influencias en puestos de poder, es una ideología que considera que la homosexualidad es irreversible y por la que sus seguidores deben sentirse orgullosos. La prueba es el desfile anual "Día del Orgullo Gay". Lo peligroso es que su causa resiste la "ley natural" ordenada por Dios. Ven el desenvolvimiento natural de la sexualidad humana como un atropello a sus derechos. Solo vale lo "políticamente correcto", leyes ajustadas a los gustos de los hombres, aunque trastoquen la naturaleza humana.

El "lobby homosexual" ha logrado en algunos países imponer sus leyes como el matrimonio entre homosexuales y la posibilidad de adoptar niños. ¿Como hacer partícipes de este "estilo de vida" a los niños inclusive, enseñarlo en las aulas a los más pequeños? Sólo el hombre y la mujer están hechos para el matrimonio como dice el capítulo 19; 4-6 de Mateo: "¿No habéis leído que el que los hizo al principio, varón y hembra los hizo, y dijo: Por esto el hombre dejará padre y madre, y se unirá a su mujer, y los dos serán una sola carne?" Después de eso, todo no es más que fábulas.

El "lobby homosexual" tiene un plan de acción determinado. Si aparece un artículo de opinión poco favorable a ellos, recibe un ataque feroz, acusándole de intolerante, homófobo y xenofóbico, como mínimo. Estas políticas les han valido éxitos espectaculares, como eliminar la homosexualidad del Manual de Diagnóstico de Desórdenes Mentales (DSM). Pero, sus metas son cada día más ambiciosas. Existe una ONG llamada NAMBLA ("Asociación Norteamericana del Amor entre Niños / Hombres" por sus siglas en inglés) que pertenece a la Asociación Internacional de Homosexuales y Lesbianas (ILGA) con estatus consultivo ante el Consejo Económico y Social de las Naciones Unidas. NAMBLA explica desde su web las bondades de la relación sexual entre "niños y hombres" y su "lucha contra la discriminación desenfrenada por razones de edad que los segrega y aísla en un ámbito de temor y desconfianza". La NAMBLA se opone con vigor a las leyes de edad límite y todas las demás restricciones que niegan a los hombres y niños el gozo completo de su cuerpo y el control de su propia vida. Es una organización netamente homosexual, que ofrece apoyo a hombres encarcelados por pederastia (personas encarceladas por abusar sexualmente de niños).

Lo que se desconoce, es que existen organizaciones, COURAGE es una, que han logrado grandes éxitos en el cambio de orientación sexual, confirmado por médicos psiquiatras como el Dr. Robert Spitzer, quien ayudó para que la Asociación Psiquiátrica Americana desclasificara en 1973 la homosexualidad del DSM, quien dice: "Pensé que el comportamiento homosexual no podía ser cambiado. Ahora creo que algunas personas pueden y han cambiado". Spitzer en una detallada investigación sobre el cambio de orientación sexual entrevistó 200 personas (143 hombres y 57 mujeres) quienes experimentaron reversión del homosexualismo a la heterosexualidad. La mayoría de los entrevistados dijeron que su fe religiosa era muy importante en sus vidas. Tres cuartas partes de los hombres y la mitad de las mujeres estaban heterosexualmente casados al momento del estudio. La mayoría expresó que su cambio se debía a que el estilo de vida homosexual les resultaba emocionalmente insatisfactorio. Muchos se sentían alterados por la promiscuidad, relaciones tormentosas, conflictos con sus valores religiosos y el deseo de ser o permanecer heterosexualmente casados. Para la sorpresa de los investigadores, el Dr. Spitzer reportó un buen funcionamiento heterosexual logrado en el 67% de los hombres que esporádicamente o nunca habían sentido atracción por el sexo opuesto antes del cambio. Casi todos los sujetos dijeron que ahora se sentían más masculinos (hombres) o más femeninas (mujeres).

Es posible como vemos un cambio de conducta de los homosexuales a la heterosexualidad, que la ideología homosexual oculta. ¿Por qué negar ayuda a una persona cuando esta tendencia homosexual no le hace sentir feliz ni orgulloso? Además ¿Qué resulta más importante en la vida? ¿Dar rienda suelta a los sentidos buscando sólo el mero placer físico o la paz espiritual que trasciende la vida humana? Vale la pena meditarlo mejor.